Home
Charla del académico Klauss Droste sobre “Ideología de género”.
10db8d60-2ebb-42e0-9783-fb48a57112ba

Charla del académico Klauss Droste sobre “Ideología de género”.

Klauss Droste, decano de la facultad de educación, Psicología y Familia de la universidad Finis Terrae, compartió lineamientos referidos al tema de la ideología de género.

Asistieron, alumnos, apoderados, integrantes de la Parroquia don Bosco, Asistentes de la educación y Profesores de nuestro Liceo.

Escribía Ratzinger:

La ideología de género es la última rebelión de la creatura contra su condición de creatura.

Con el ateísmo, el hombre moderno pretendió negar la existencia de una instancia exterior que le dice algo sobre la verdad de sí mismo, sobre lo bueno y sobre lo malo.

Con el materialismo, el hombre moderno intentó negar sus propias exigencias y su propia libertad, que nacen de su condición espiritual.

Ahora, con la ideología de género el hombre moderno pretende librarse incluso de las exigencias de su propio cuerpo: se considera un ser autónomo que se construye a sí mismo; una pura voluntad que se autocrea y se convierte en un dios para sí mismo.

¿qué piensa en realidad el Francisco sobre la ideología de género ?

esto queda claramente reflejado en su más reciente exhortación apostólica, Amoris Laetitia. Este es un extracto de dicho documento en el que el Papa habla fuerte y claro al respecto.

Otro desafío surge de diversas formas de una ideología, genéricamente llamada gender, que «niega la diferencia y la reciprocidad natural de hombre y de mujer. Esta presenta una sociedad sin diferencias de sexo, y vacía el fundamento antropológico de la familia. Esta ideología lleva a proyectos educativos y directrices legislativas que promueven una identidad personal y una intimidad afectiva radicalmente desvinculadas de la diversidad biológica entre hombre y mujer. La identidad humana viene determinada por una opción individualista, que también cambia con el tiempo».

Es inquietante que algunas ideologías de este tipo, que pretenden responder a ciertas aspiraciones a veces comprensibles, procuren imponerse como un pensamiento único que determine incluso la educación de los niños. No hay que ignorar que «el sexo biológico (sex) y el papel sociocultural del sexo (gender), se pueden distinguir pero no separar».

Por otra parte, «la revolución biotecnológica en el campo de la procreación humana ha introducido la posibilidad de manipular el acto generativo, convirtiéndolo en independiente de la relación sexual entre hombre y mujer. De este modo, la vida humana, así como la paternidad y la maternidad, se han convertido en realidades componibles y descomponibles, sujetas principalmente a los deseos de los individuos o de las parejas».

Una cosa es comprender la fragilidad humana o la complejidad de la vida, y otra cosa es aceptar ideologías que pretenden partir en dos los aspectos inseparables de la realidad. No caigamos en el pecado de pretender sustituir al Creador. Somos creaturas, no somos omnipotentes. Lo creado nos precede y debe ser recibido como don. Al mismo tiempo, somos llamados a custodiar nuestra humanidad, y eso significa ante todo aceptarla y respetarla como ha sido creada.

Así de claro es el Papa Francisco pues está hablando en perfecta armonía con la enseñanza del Catecismo y la Tradición de la Iglesia Católica.

3f682e52-88ac-4eee-b00c-c083173c9ce4 8b9e1db3-6820-4412-a1d9-8f44df160255 8e9a2b7f-4d41-4d40-b766-03d9eb17f2f0 10db8d60-2ebb-42e0-9783-fb48a57112ba 5331736a-18a4-4c93-b062-d276f04f5066 a63dd659-3067-4e3f-983a-f02b18534d81 d3ddf374-3af8-4c1d-87dd-716f943da220